He cambiado la dirección de mi blog

Éste es ya un vestigio del pasado. Visita
http://www.tiendadeultramarinos.es
y actualiza tus marcadores.

7 de julio de 2006

Las noticias de verano

No me lo creo. Realmente no me creo que no pase nada de verdad en todo el verano. ¿Cómo es posible que los noticiaros sean tan insoportables? Joder ya está bien, yo creo que los periodistas se quieren quedar con nosotros. No puede ser que lo único que ocurra en verano es que las playas se llenen, que la gente se vaya de vacaciones y que hace mucho calor.

Nos venden la idea de que no pasa nada que merezca hacer una noticia, pero mi opinión es otra. Yo creo que los periodistas sudan de trabajar y elaborar noticias sobre algo importante, o interesante, y se dedican a copiar y pegar las noticias de otros años. Y copiarse entre ellos. He llegado a ver la misma noticia absurda e infumable sobre el calor en tres noticiarios distintos.

Por eso desde aquí hago una llamada a la seriedad y a la vuelta de las noticias de verdad. Queremos veranos con informativos decentes, y no la mierda a la que estamos acostumbrados. O por lo menos, para lo que hacen, que los cancelen y repongan el programa de Leticia Sabater en su franja horaria, que merecía más la pena.

2 comentarios:

Varislav dijo...

Qué vida esta, donde en Verano es noticia que hace calor y en Invierno es noticia que nieva en Burgos. Todo esta serie de chorradas que yo llamo "estadísticas familiares" y que tanto saturan los telediarios "serios" (sobre todo el de Antena3 que merece mención aparte) son aborrecibles.

Cada vez escucho más las noticias de la radio o la EuroNews, e incluso la BBC, que aunque no me entere de nada, lo que cuentan será más interesante que en otras cadenas, que aunque entienda lo que dicen, me importa una mierda ^^

Un saludo kio!! Qué entrañable es que le hayas puesto Ultramarinos, qué regustillo a plaza del mercado y a Huesqueta tradicional.

Ender Muab'Dib dijo...

Me pareció un buen nombre, porque yo creo que los ultramarinos significan tanto... Son de una época que ya pasó, en la que los compradores y los vendedores eran personas, y no números y robots respectivamente como ahora.

En fin, no quiero imaginar con qué alucinantes estadísticas nos sorprenderán esta noche o mañana.

Saludos!