He cambiado la dirección de mi blog

Éste es ya un vestigio del pasado. Visita
http://www.tiendadeultramarinos.es
y actualiza tus marcadores.

14 de julio de 2006

Bruselas, tengo un problema

Bueno, en una selección de los mejores artículos de esta semana, evidentemente, no podía faltar Reverte. Quienes me conocen bien saben que para mi es Dios en la Tierra. Pocos dicen las Verdades que Él dice, y menos aún desprecian a los despreciables como Él lo hace.

Está bien, quizás esté exagerando un poco, pero realmente me encanta Reverte. Cuando leo algo suyo veo reflejado mi propio pensamiento por una pluma mejor que la mia. Es uno de los pocos que siguen creyendo en el Honor y la Caballerosidad, aún muchos años después de haber sido sepultados por la imbecilidad humana, y junto a estos ideales, el Respeto —por quién lo merece, por supuesto—.

Desde luego que las formas a veces son algo groseras, pero mayormente la ocasión lo merece, y hay quién le acusa de que está en contra de todo y de todos, y que esa es la posición más fácil para escribir artículos de opinión. Pero no siempre es así. En más de una ocasión ha sabido alabar a amigos suyos, bien ya en el lecho de muerte, bien acabando de realizar algo de interés público, o bien porque simplemente se acordaba de ellos. Del mismo modo ha convertido en héroes a ciudadanos anónimos de barrio, o ha homenajeado a cualquier otro ciudadano desconocido. Por supuesto, estos artículos son los menos, pero en el mundo lleno de mierda en el que vivimos, es normal encontrar una alabanza por cada cien quejas, y aún me parecen demasiadas.

Aquí os dejo uno en el que se caga en lo que hemos convertido España entre todos —y con razón—, quizás más unos que otros, pero no creo que ninguno podamos tirar la primera piedra. Y yo me avergüenzo sin tan siquiera salir de casa.

Tengo un problema. Viajo, salgo al extranjero. En aeropuertos y hoteles debo mostrar mi documento de identidad. España, pone de momento. Eso significa que cuando un recepcionista de hotel francés, una editora alemana o un periodista norteamericano me miran el careto, están viendo a un español. Y lo que es más grave: creen que están viendo a un español. A uno de los de ahora, ojo. El matiz es importante. [...] La gente ya no te mira compasiva, como durante la dictadura, ni simpática, como luego. Ahora unos te miran confusos, no sabiendo a qué atenerse, y otros con recelo, como diciendo: aquí tenemos a otro de esos anormales.

Porque vaya manera de hacer el ridículo, la nuestra. Qué forma de exhibir el esperpento de nuestra estupidez. Porque si la basura nacional la guardásemos para uso interno, todavía. Pero no. Hacemos bandera de ella, ondeándola sin rubor en cualquier foro exterior que se tercie. Ya me dirán ustedes con qué cara te paseas por el mundo el mismo día en que ocho eurodiputados españoles proponen al Consejo de Europa, a estas alturas de la feria, que declare el 18 de julio, aniversario del comienzo de una guerra civil española de hace setenta años, día internacional de denuncia del franquismo. O mientras aquí se aplaude a un fulano del IRA que hace chascarrillos públicos sobre las leyes españolas -¿imaginan a uno de Batasuna mofándose de la Justicia británica en Inglaterra?-.

Como en los anteriores, sólo os he copiado algún fragmento para que sepáis qué vais a encontraros, y si os gusta, aquí está el artículo entero.

1 comentario:

Varislav dijo...

Spain is diferent rezaba el slogan publicitario de otras épocas, qué lástima que siempre esa diferencia sea negativa. Hasta cuándo vamos a ser la plaza de toros de Europa...