He cambiado la dirección de mi blog

Éste es ya un vestigio del pasado. Visita
http://www.tiendadeultramarinos.es
y actualiza tus marcadores.

24 de agosto de 2007

Que les corten los cojones

¡Plas! ¡Plas! ¡Plas! Cuando escuché ayer la noticia no pude menos que aplaudir a Sarkozy. Castración química para los violadores: una gran idea. Por supuesto en mi opinión es una medida demasiado tibia, si por mí fuera a esos engendros les cortaría los cojones directamente, sin anestesia, y los dejaría tirados en la calle desangrándose. Eso está bien, porque si mueren no se pierde nada; y si viven, pues mira que suerte, para otra vez se lo pensarán mejor. Pero que no les implanten testículos de mono.

Fuera radicalismos y mundos utópicos la medida de Sarkozy la veo bastante interesante. Para empezar no sería de por vida, creí entender en el telediario que habría que pinchar al delincuente una vez al mes con las sustancias necesarias para que la "castración" tenga efecto. Esto anula absurdos argumentos como los enunciados sobre la pena de muerte respecto al hecho de ¿Y si la Justicia se equivoca y no era culpable?. Pues en ese caso la castración será reversible dejado de "tomar la medicación" y volverá a ser un hombre pleno.

Además dos de las acciones que realiza la testosterona cuand está activa son el aumento de la líbido sexual y el comportamiento más agresivo y mayor vigor físico y muscular en el hombre que en la mujer. Evidentemente, reduciendo la testosterona en un sujeto se reducirán —imagino que nunca del todo claro— sus ganas de practicar sexo y su agresividad.

Imagino que la castración química también irá orientada a otros fines como producir la impotencia del sujeto, lo cual imagino que ha de poder lograrse inhibiendo otras hormonas/enzimas o las sustancias que sean.

Todas estas evidentes ventajas saltan a la vista de cualquier profano en el tema; pero será necesaria una exhaustiva investigación por parte de sexólogos y psiquiatras para estudiar los efectos y las condiciones, pero a mí, a primera vista, me parece genial.

Por supuesto habrá opiniones enfrentadas entre especialistas. Ayer uno afirmaba que es una gran medida para algunos casos incurables y que no mejoran ante ningún tipo de tratamiento; mientras que hoy otro afirmaba que el delincuente se sentirá frustrado y se volverá mucho más violento.

Legalmente, aquí en España (donde milagrosamente el tema se ha tomado en serio) parece ser que no va a ser posible por violar —muy apropiado el término— el artículo 15 de la Constitución:

Art. 15
Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.
Según afirman los expertos constitucionalistas, podría considerarse como una violación de la integridad física del violador, e incluso como una tortura.

Respecto al primer caso no entraré en materia, pero creo que no se ha comprendido las implicaciones de esta ley. Está tratando el tema como si fuera un tipo castigo, cuando de lo que se trata es de una prevención para el resto de ciudadanos, como cuando se encierra a un criminal en prisión. También en este último caso podemos asegurar que se está torturando a la persona en cuestión por recluirla en un espacio tan pequeño como una celda que, además, tendrá que compartir con otros criminales.

En fin, mientras la ley siga protegiendo al delincuente y no al delinquido esto seguirá siendo un cachondeo.

Respecto a la ley, en Francia, he visto dos puntos negativos: sólo será aplicada para pederastas y sólo si el violador está de acuerdo. Respecto a la primera, pues lo aplicaría a todos los violadores que los estudios determinen que sea necesario, y respecto a la segunda... ¿Acaso preguntamos a un delincuente declarado culpable si está de acuerdo a ingresar en prisión? Seamos serios.

3 comentarios:

Varislav dijo...

mientras la ley siga protegiendo al delincuente y no al delinquido esto seguirá siendo un cachondeo

Plas, plas, plas. Ya sabes que en esto estoy contigo. Ya está bien de medias tintas y dobles morales. Los violadores NO SON PERSONAS como las demás, no debe haber ningún miramiento con ellos. Por supuesto no voy a decir muy alto que si por mí fuera les pegaría un tiro en la cabeza y solucionado, que nos acusan de bárbaros y totalitarios.

Pero la castración química propuesta (llevo oyéndola bastante tiempo con lo que estará más que estudiada) es la medida, sino definitiva, la mejor de las existentes en la actualidad. Ni preguntar al violador ni hostias, él no preguntó a su víctima si quería ser violada ¿no?, pues eso.

HombreRevenido dijo...

Amen, hermano.
Estoy completamente de acuerdo contigo.
Las complacencias, la reinserción y la correccción política están justificadas con la gente normal; con esta gentuza NO.

Lookfar dijo...

Vamos a ver, lo de la reinsercion es un timo, tu decides o no cometer un delito y punto, excepto en muy contados casos (por ejemplo si tienes una enfermedad mental grave y activa). Y aun en ese supuesto hay que demostrar que las dos cosas estan relacionadas.
Que los violadores son enfermos, eso es muy dudoso, que son malas personas, eso me parece deberia ser evidente. Si no son enfermos pues no se les puede curar ni tratar y punto.
Por ultimo,
Me parece que hay un programa de rehabilitacion en Espana para esta gente , lo cual prueba que en el fondo nadie se cree que se pueda hacer nada.